Cáncer de vejiga

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga es el noveno tipo de tumor más frecuente en el mundo y, en nuestro país, es uno de los cinco más frecuentes.

La vejiga es el órgano del sistema urinario que recoge y almacena la orina que generan los riñones. El tumor vesical se origina cuando las células de la vejiga presentan un crecimiento descontrolado.

En los estadios tempranos, el cáncer de vejiga se presenta en las capas más internas del tejido vesical y, según va avanzando, se va expandiendo hacia el exterior, pudiendo incluso afectar a los órganos cercanos.

Cuando las células de la capa interna de la vejiga son las que han formado el tumor, este se denomina cáncer de vejiga superfcial. Si, por el contrario, las células invaden la pared muscular o se propagan por otros órganos, se trata de un cáncer de vejiga invasivo.

Tipos de tumores vesicales

Existen varios tipos de cáncer de vejiga:

  • Carcinoma urotelial o de células transicionales: el más común (90% de
    todos los tumores vesicales), originado en las células de las paredes del
    interior de la vejiga y no es invasivo.
  • Carcinoma escamoso: muy poco frecuente (2% de los casos), se desarrolla
    en células formadas a raíz de una infección o irritación prolongada. Es
    invasivo.
  • Adenocarcinoma: muy poco común (entre el 1% y el 2% de los tumores de
    vejiga), se presenta en las células glandulares del revestimiento de la vejiga.

    Factores de riesgo del cáncer de vejiga

    Los factores de riesgo del tumor vesical son:

    • Tabaquismo: es la causa más frecuente.
    • Exposición a sustancias químicas industriales, como metales o tintes.
    • Consumo de determinados tipos de medicamentos o complementos
      alimenticios.
    • Consumo de agua potable con partículas de arsénico.
    • Falta de hidratación.
    • Haber padecido una infección crónica en la vejiga de forma prolongada.
    • Tener antecedente familiar de cáncer de vejiga.
    • Cambio en genes relacionados (RB1, PTEN, HNPCC).
    • Quimioterapia o radioterapia previas.

Diagnóstico del cáncer de vejiga

Para la detección del tumor de vejiga se realizan pruebas como un análisis de orina para observar la presencia de glóbulos rojos, una exploración física completa, un análisis de sangre para la detección de otras alteraciones como la anemia, ecografía abdominal y de la vía urinaria, cistoscopia, una biopsia o un pielograma intravenoso (PIV).

Tratamiento de los tumores vesicales

Tras la detección y la evaluación del tumor, el tratamiento se lleva a cabo a través de cirugía, extirpando la parte de la vejiga lesionada a través de cistoscopio o de resección transuretral (RTU), evaluando posteriormente si se necesita tratamiento ad-hoc con quimioterapia o inmunoterapia.

Cuando el tumor está en estadio avanzado, se aplica quimioterapia preoperatoria para disminuir el tamaño del tumor y detener su crecimiento para después extirpar la vejiga completa y la próstata, en el caso masculino, con una cistectomía.

¿Necesita más información o desea consultarnos su caso? Déjenos su consulta y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Correo electrónico

Asunto

Seguro

Observaciones / comentarios

Horario de contacto

Acepto las políticas de privacidad