Cómo cuidar de nuestra salud sexual: 4 consejos para todas las edades

Desde nuestro nacimiento, la sexualidad está presente en nuestras vidas de una u otra manera. Esta ha sido históricamente representada en pintura, arquitectura, escultura, música y un sinfín de formas, a menudo relacionada con el amor y el afecto, además de la intimidad de la pareja.

Por eso, hoy nos planteamos qué es la salud sexual, cómo afecta a nuestro día a día y, en definitiva, cómo podemos cuidar de ella para tener una mejor calidad de vida.

¿Qué es la salud sexual?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad; y añade, entre otras cuestiones, que es necesario un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales.

Cuando nos referimos a la salud sexual podemos hablar de diversos temas. Entre ellos, los más positivos, vinculados a las relaciones íntimas, pero también deberemos recordar determinados problemas relativos a la sexualidad, como son la infertilidad, las infecciones de transmisión sexual (ITS) y los problemas de erección y eyaculación precoz.

Tener una buena salud sexual ayuda a mejorar el bienestar físico y psicológico, lo que indudablemente contribuye a mejorar nuestra calidad de vida, influyendo positivamente en nuestra felicidad. Por ello, es clave tener conciencia sobre la importancia de cuidar de nuestra salud sexual, para lo que debemos entender y compartir con nuestro especialista de confianza todos aquellos problemas que puedan estar afectando a esta, tanto de manera directa como indirecta, sin vergüenzas ni temores.

Salud sexual

4 consejos para mantener una buena salud sexual a cualquier edad

A pesar de que tendemos a pensar que el sexo acaba con la senectud, es nuestro deber, como especialistas, dejar claro que la sexualidad nunca debe asociarse a la edad. La salud sexual no es propia de las personas jóvenes, sino que debe tenerse en cuenta a cualquier edad, siempre que la salud general lo permita, por supuesto.

Partiendo de esta primera premisa, a continuación te dejamos nuestros consejos para mantener una buena salud sexual y, lo más importante: a cualquier edad. ¿Tomas nota?

  1. Conoce tu cuerpo. La sexualidad y la salud sexual han supuesto cierto tabú durante muchos años, lo que ha provocado que muchas personas, sobre todo mujeres, la hayan descuidado por temor al “qué dirán”. El hecho de conocer tu cuerpo a la perfección te ayudará no solo a quererte, valorarte, aceptarte y gustarte, sino a disfrutar de él tanto en solitario como con tu pareja.
  2. Infórmate. Hablar de conceptos como el sexo, la sexualidad y la salud sexual sin tapujos ayuda a normalizar el tema y anima a abrir la mente para disfrutar. Recuerda que no todo lo que aparece en internet es cierto ni válido y que puedes contar con tu andrólogo o ginecólogo de confianza para que te informe al detalle sobre todo aquello que necesites.
  3. Practica una vida sana. Cuidar nuestro cuerpo haciendo ejercicio regularmente, alimentándonos de forma saludable y equilibrada, despidiéndonos del estrés y abandonando prácticas nocivas como fumar o beber alcohol, además de contribuir a mejorar nuestra salud global, puede ayudarnos a mejorar nuestra fertilidad, a fortalecer el suelo pélvico, a mejorar las erecciones, a controlar los problemas de eyaculación y a aumentar nuestro apetito sexual (libido).
  4. Evita poner en riesgo tu salud. Como hemos comentado antes, la salud sexual no solo se basa en el conocimiento y el disfrute, sino también en el hecho de evitar poner en riesgo nuestra salud de forma innecesaria. Las infecciones de transmisión sexual nos pueden afectar a todos y debemos tomar medidas de protección para evitar contraer cualquiera de ellas. Además, en el caso de las personas más jóvenes, que por norma general son menos conscientes de estos temas, es fundamental promover el conocimiento de las prácticas de riesgo, tanto para evitar embarazos no deseados como para evitar contraer ITS, poniendo a su alcance todos los métodos anticonceptivos que existen para que puedan elegir el que más se ajuste a sus preferencias y necesidades.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad para que puedas mantener una buena salud sexual. No obstante, si tienes cualquier consulta o problema, ya sabes que puedes contar con nosotros, tu equipo de confianza de Clínicas García Reboll. Contacta con nosotros haciendo clic aquí. Ahora, además, te atendemos por videollamada: llámanos al 638 896 575 para indicarte cómo hacer en caso de que desees realizar una videoconsulta.

Continúa tu visita por nuestro blog para seguir estando al día sobre salud sexual y otros temas de interés.

Compartir