¿Qué es la vejiga hiperactiva y en qué se diferencia de la incontinencia urinaria?

La vejiga hiperactiva es un síndrome muy común entre la población mayor y se puede confundir con la incontinencia urinaria.

Cuando hablamos de vejiga hiperactiva nos referimos a un trastorno del sistema urinario que refleja la necesidad que tienen las personas, sobre todo mayores, de orinar de manera frecuente y de forma urgente.

Es completamente normal que este problema se confunda con la incontinencia urinaria, pero entre ambos trastornos existen ciertas diferencias. A continuación, te explicamos todo sobre el síndrome de vejiga hiperactiva y cómo distinguirla de la incontinencia.

¿En qué consiste el síndrome de la vejiga hiperactiva?

Como explicábamos al principio, el síndrome de la vejiga hiperactiva consiste en la necesidad de miccionar más a menudo de lo normal (8 o más veces al día), incluso durante la noche (nocturia), y con una mayor sensación de urgencia.

Se trata de un trastorno que se produce más frecuentemente en personas adultas, sobre todo durante la tercera edad, y que también puede estar acompañado de otros síntomas, tales como tener sequedad en la boca, ver de forma borrosa o tener dolores de cabeza inusuales.Vejiga hiperactiva

Causas de la vejiga hiperactiva

El síndrome de la vejiga hiperactiva puede tener origen en diferentes problemas de salud, como las enfermedades neurológicas (Parkinson, esclerosis múltiple…), la diabetes o el debilitamiento del suelo pélvico. También puede asociarse a un consumo elevado de líquidos, de bebidas con cafeína y alcohólicas, así como de alimentos diuréticos o que contienen gran cantidad de agua (determinadas frutas y verduras, lácteos, etc).

Otra de las posibles causas, aunque con menor frecuencia, es la presencia de un tumor vesical que descartaríamos mediante citología, ecografía o cistoscopia. En concreto, existe un tipo de tumor vesical que se denomina carcinoma “in situ”, que suele manifestarse con síntomas de hiperactividad vesical en lugar de mediante sangre en la orina, no como ocurre en el resto de tumores.

No obstante, también puede ser fruto de determinados factores de riesgo, que podrían desencadenar la aparición de la vejiga hiperactiva, tales como la edad avanzada, el embarazo y el parto o la obesidad, entre otros.

Vejiga hiperactiva

Diferencias entre vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria

Cuando se tiene vejiga hiperactiva, a los síntomas anteriormente descritos también se pueden añadir los episodios de incontinencia o pérdida de orina, aunque no tienen por qué darse, ni mucho menos en todos los casos.

Es normal que se confundan ambas patologías, sin embargo, es sencillo diferenciarlas. Como hemos visto, la vejiga hiperactiva se manifiesta por la necesidad frecuente y urgente de orinar. Y, por el contrario, la incontinencia urinaria, que ya hemos tratado en otras ocasiones en nuestro blog, consiste en la pérdida involuntaria de orina que se produce como consecuencia de la falta de control de la vejiga.

En ambos casos, este tipo de problemas pueden ocasionar un verdadero trastorno para las personas que los padecen, sobre todo en lo que a su calidad de vida se refiere. Es por ello fundamental que, si detectamos cualquier síntoma, acudamos a nuestro especialista de confianza lo antes posible para que pueda valorar el caso, identificar el problema y proponer una solución acorde a nuestras necesidades.

En este sentido es vital recordar que nuestra motivación es ayudar a las personas que nos necesitan y que, cualquier problema, por pequeño que se piense que es, es importante que se consulte desde el inicio, para evitar que empeore a nivel físico y que sus efectos a nivel psicológico sean más acusados.

¿Cómo prevenir el síndrome de la vejiga hiperactiva?

El síndrome de la vejiga hiperactiva se puede prevenir con un estilo de vida saludable, cuando se realiza ejercicio físico de forma regular, no se fuma, la alimentación es sana y variada y no se abusa de estimulantes como el café y el alcohol.

Además de ello, también nos puede ayudar si realizamos los sencillos ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, gracias a los cuales tendremos un mayor control de nuestra continencia y nos evitaremos muchos problemas en el futuro.

¿Deseas consultarnos tu problema? No esperes más: ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.

Si quieres seguir poniéndote al día sobre incontinencia, problemas de próstata y otros trastornos urológicos, continúa tu visita por nuestro blog.

Compartir